Ministra, no juegue con la educación

    Fabiola Morales Castillo
    Directora de Comunicación Corporativa
    Publicado en el diario Expreso el 5 de marzo de 2017

    El mes de marzo es el mes del inicio de las clases escolares que, en este año, se ha visto opacado por el conflicto entre el Ministerio de Educación y los padres de familia. Ya no es el Sutep –sindicato de maestros– quien reclama al Gobierno por mejores sueldos. Son los padres, los “sujetos del derecho a educar” quienes lo hacen.

    La activa asociación “Con mis hijos no te metas” no está dispuesta a aceptar los programas de educación defendidos por el congresista Carlos Bruce. Por eso en un artículo “La fantasmagórica Ideología de género” –publicado en este mismo diario– afirma que hay un “rechazo obsesivo a la idea… de no discriminación por razón de orientación sexual.”

    Si la ministra Martens asegura que su impuesto Currículo Educativo Gubernamental sólo defiende la “igualdad entre varones y mujeres”, Bruce –vocero de la bancada pepekausa– nos muestra abiertamente lo que hay detrás y la contradice. Por eso los padres de familia rechazan el sancochado ideológico que desean imponer a sus hijos, al mejor estilo de un gobierno totalitario que, en el Perú, nos recuerda a los tiempos de Velasco Alvarado.

    Bruce –en este artículo– ha “destapado la olla del sancochado ideológico” que hay detrás del Currículo Educativo, lavar el cerebro de los niños, desde los primeros años, de los preadolescentes y jóvenes, para que acepten como natural y apetecible las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo y que, además, estas relaciones las reconozca la sociedad, como matrimonio.

    En el Currículo Educativo no se habla de sexo, porque la naturaleza que no perdona, ha dado a los varones unas características y a las mujeres otras características. Vivimos todavía los ecos de los movimientos “feminstoides” de los años 60 que nos han hecho creer que “varones y mujeres somos iguales”. No es así. Valemos lo mismo, porque tenemos la misma dignidad de personas, pero a todas luces, “somos distintos y complementarios”. Tanto, desde el aspecto biológico, obviamente, como del somático y sicológico.

    Se prefiere hablar de género, una mala traducción del inglés, como lo reconoce Martha Hildebrandt, no para abogar por la “igualdad”; sino para imponer la “ideología de género” que consiste en afirmar que los varones pueden comportarse sexualmente como mujeres y más; y que las mujeres pueden comportarse sexualmente como varones y más. Por eso en el Congreso de la República le preguntaron irónicamente a la ministra, si era mujer por naturaleza o por “elección”.

    Con la educación no juegue, ministra, su responsabilidad frente a la sociedad y la historia es grande. Si quiere mejorar la educación empiece por inculcar valores como la sinceridad, la honestidad, la honradez, el amor al trabajo, la puntualidad, la justicia, el agradecimiento, el respeto, el buen humor, el servicio al bien común. Nuestra civilización de raíces incaicas, greco-latinas y judeo-cristianas, es nuestro orgullo como país. Lea y estudie. No cambie su prestigio y reputación por un plato de lentejas que siempre los lobbies, como los que no ocultan algunos congresistas, se lo van a ofrecer.

    Recuerde, ministra, que las consecuencias de no reconocer esta distinción y complementariedad entre varón y mujer, han llevado al mundo y la sociedad a cometer verdaderas injusticias contra las mujeres. El derecho a ser educada, a tener lactarios en los trabajos, el derecho a tener descanso menstrual, el derecho al descanso pre y pos natal (todavía en muchos países no se aplica), el derecho a tener guarderías en los trabajos, el derecho a que sus vacaciones coincidan con las de su familia, hasta el derecho a obtener trabajo, aunque se esté embarazada.

    No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu email no será publicado. Todos los campos con (*) son obligatorios.

Volver

Testimonios

Siempre tuve la inquietud de reforzar mi preparación académica con una Maestría. Ahora que he vivido la experiencia puedo afirmar que me estaba perdiendo algo […]

José Ignacio Llosa Benavides Gerente Comercial MEDEX 2004-2006