• ¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

    IMG_0793

    El estrés laboral provoca una serie de problemas no solo en el centro de trabajo, sino en el entorno familiar. A la larga, esta situación genera tal insatisfacción que conduce a una baja productividad e incluso los colaboradores buscan cambiar de centro laboral. La propia compañía, al final termina quejándose de la fuga de talento. Estas son algunas de las reflexiones que se plantean hoy en el tema de responsabilidad familiar corporativa y que fueron expuestas en la reciente charla del profesor Juan Carlos Pacheco, director del Club IFREI Perú, en el PAD – Escuela de Dirección.

    Según explicó Pacheco, en esta charla dirigida a la comunidad Alumni del PAD, de acuerdo a estudios realizados por el IESE Business School en 31 países (entre 1996 y 1999), el estrés laboral está asociado al conflicto trabajo-familia y la insatisfacción laboral. A su vez, este conflicto está vinculado a la mala salud mental y física y a la insatisfacción laboral.

    Otra conclusión del mencionado estudio es que la satisfacción laboral está relacionada con las largas jornadas y la armonía trabajo-familia. Asimismo, se determinó que los encuestados vinculados al modelo de conducta estable que incluye la ambición, lucha, impaciencia, hostilidad, competitividad y ritmo de vida rápido, padecen de problemas de salud mental, explicó el profesor Pacheco.

    Los factores que ocasionan el estrés laboral son diversos, pero todos giran alrededor de políticas empresariales que tienden a ver al colaborador como elementos fácilmente reemplazables. Juan Carlos Pacheco reflexiona sobre el trato que reciben los trabajadores y los resultados que estos ofrecen a la compañía, diciendo: “Si los consideras piezas, piezas tendrás. Si los consideras personas, personas tendrás”.

    Trabajo-familia

    Para hacer frente al estrés laboral, los estudios citados por Pacheco han identificado dos poderosos elementos: la pareja y el supervisor directo en el trabajo. A partir de estas premisas nació la inquietud de profundizar en tema del conflicto trabajo- familia. Es así que durante quince años años, el IESE Business School (España) y un grupo de importantes escuelas de negocios en los cinco continentes, incluido el PAD, vienen investigado el tema de la responsabilidad familiar corporativa (RFC) en las empresas, y la conciliación trabajo–familia.

    El trabajo se inició con las encuestas IFREI 1.0, a los responsables de recursos humanos, sobre políticas familiarmente responsables y luego, en el 2010 se desplegó el IFREI 1.5, donde se preguntó a ejecutivos y colaboradores sobre políticas y prácticas familiarmente responsables en sus empresas.

    Del primer estudio se desprendió que el 60% de empresas no está haciendo RFC; es decir, las personas, dentro de las organizaciones, que deberían estar pensando en la conciliación trabajo-familia, no lo están haciendo, señala Pacheco.

    Los resultados del IFREI 1.5 también dan interesantes datos, como que el apoyo emocional, instrumental y en gestión de políticas que ofrece y se recibe, varía según el género de los participantes. Por ejemplo, hay un mayor apoyo emocional de una mujer jefa a una subordinada mujer, que de un hombre jefe a un subordinado hombre.

    El proyecto IFREI se encuentra en la versión 3.0, gracias a esta herramienta, las empresas pueden “tomarse una foto” y ver en qué zona se encuentran respecto a la adopción de prácticas de RFC, detalló Juan Carlos Pacheco. La metodología IFREI divide las empresas en cuatro tipos respecto a su aproximación a la RFC: enriquecedor, favorable, desfavorable y contaminante. A partir de ese primer análisis, pueden identificarse los puntos débiles a mejorar en cuanto a políticas de RFC.

    Pacheco también señaló que es evidente que no todas las empresas desean adoptar políticas de RFC, pero que lo que resulta irónico es que asuman un modelo opuesto y luego esperen resultados como una alta productividad o una baja rotación en la empresa. Así que aquí se divisan dos filosofías respecto al ámbito laboral y personal, precisó Pacheco, resumiéndolas en la pregunta “¿trabajar para vivir o vivir para trabajar”.

    Además de las ventajas tangibles para la organización, la aplicación de prácticas de RFC trae contribuciones importantes, señaló el profesor Pacheco, como mejoras en la vida familiar de las personas y, por extensión, la formación de una mejor sociedad.

    Las organizaciones interesadas pueden participar de la encuesta y las reuniones periódicas que realiza el Club IFREI del PAD – Escuela de dirección. Más información:

    Fan Page: www.facebook.com/clubifreiperu

    Debates del grupo en LinkedIn: https://www.linkedin.com/groups/CLUB-IFREI-PERU-8426478/about

    Blog: www.clubifreiperu.com

    02/02/2016 – Redacción PAD

     

Volver

Testimonios

“La experiencia en el PAD ha sido muy gratificante y enriquecedora, no solo por la variedad e importancia de los casos tratados, sino por la […]

Ana María Gubbins Llona Gerente General AD 2011