Ministra, abra los ojos al dengue

    Fabiola Morales Castillo
    Directora de Comunicación Corporativa
    Publicado en el diario Expreso el 14 de mayo de 2017

    Sandra Delfín tenía 20 años y una hija recién nacida. Ella es una de las 18 últimas víctimas mortales del dengue que adquirió durante la última etapa de su embarazo. Luchó tres días por su vida en un hospital de Piura, su bebé se salvó, pero ella no resistió la baja abrupta de plaquetas que produce esta enfermedad causada por el mosquito “Aedes aegypti” que también puede transmitir la chikungunya y el zika.

    Con un número de 4,738 casos “confirmados” y 11,310 casos “probables” en el Perú, según el reporte oficial del Ministerio de Salud al 15 de abril, tendría que haberse declarado la emergencia; de tal modo que se tomen medidas urgentes y transectoriales para hacer frente a esta epidemia. Pero solo se recurre a paliativos como los repelentes, tules o fumigaciones; estas últimas, rechazadas por la población que, equivocada o no, afirma que el Minsa estaría usando productos químicos de baja calidad que producirían alteraciones nerviosas.

    Poco se hace referencia, sin embargo, a la vacuna contra el dengue que es capaz de prevenir –según los especialistas– 8 de cada 10 hospitalizaciones, y 9 de cada 10 casos se salvan, en la forma más grave de esta enfermedad. Se puede colocar a personas entre los 9 y 45 años, en tres dosis.

    A pesar de que en el Perú la vacuna está disponible, desde inicios de este año, en los centros médicos privados, el Gobierno no la ha puesto a disposición de los más pobres. No será porque no hay dinero, porque afirma que se puede invertir en la reconstrucción y también en los Juegos Panamericanos.

    ¿Qué está sucediendo entonces? La ministra García pareciera que no quiere hacerse cargo de la realidad precaria de salud del país y se tapa los ojos con las dos manos cuando declara que existe un “psicosocial” en Piura sobre el dengue.

    La ministra ha entrado en contradicción con la Defensoría del Pueblo, porque según sus cifras solo existían 4,898 casos al mes de enero de este año; mientras la data reportada por los establecimientos de salud de Piura a la Defensoría es de 9,477.

    Las consecuencias de no reconocer la cantidad de enfermos con dengue son graves, puesto que así no se amplía la infraestructura de los hospitales, el número de médicos y personal sanitario, los medicamentos e insumos que se requieren para enfrentar esta epidemia que, si bien hoy es más severa, todos los años se presenta, además de Piura, en Loreto, Tumbes, Lambayeque, Amazonas, Madre de Dios, Ucayali y La Libertad.

    No hay comentarios

    Deja un comentario

    Tu email no será publicado. Todos los campos con (*) son obligatorios.

Volver

Testimonios

“El PCD me ha dado las herramientas adecuadas para manejar situaciones complejas con las que un profesional se enfrenta de forma permanente, es decir, aquellas […]

Carlos Alarco Gerente Comercial PCD 2010